Ciencia Tecnología Archive

Cuando vamos a un restaurante y pedimos un apetecible plato de comida, sin duda alguna, lo disfrutamos, sin embargo, en ese momento en el que apreciamos los sabores y los aromas no tenemos en cuenta que cada alimento pasa por una cadena de pasos en los que indudablemente se controla la calidad para llevar, hasta nuestra mesa productos sanos y alejados de enfermedades. En este caso, las normas ISO 9001 y 22000 son la base para fomentar este sistema de inocuidad.

Generalmente, en los últimos años, la inocuidad alimentaria es un tema que ha originado diversos debates y una cierta preocupación por la calidad de los alimentos que llegan hasta la comodidad de los clientes, pues de esto depende la confianza que depositan las personas en los establecimientos de comida y su bienestar. La buena noticia es que, gracias a tal relevancia, han surgido el desarrollo de diversas normativas como son las normas ISO 9001 y 22000.

Ambos certificados se adaptan a las necesidades de la cadena de suministro, haciendo que cada uno de los proveedores tenga más compromiso para satisfacer los consumidores. En ese sentido, mientras el 22000 se enfoca en los agricultores, ganaderos, envasado y transporte, es decir, garantía de que el alimento tiene buenas condiciones para ser consumido, el 9001 se relaciona con el sistema que una empresa emplea para administrar y mejorar la calidad de los productos o servicios.

¿Quiénes deben contar con la normativa?

Cada empresa que esté relacionada con la industria alimentaria, como por ejemplo establecimientos de comida rápida, fabricantes, distribuidores de alimentos, restaurantes convencionales o especializados en bodas al aire libre en Barcelona, etc., deben incorporar los requisitos de inocuidad. De esta manera, cada compañía, por muy pequeña o grande que sea, contará con un plan de trabajo especial que proporcionará la facilidad de responder a las exigencias de los compradores o consumidores.

Ahora bien, el primer paso para complementar o empezar la formación en esta área es tener en consideración los pasos a seguir para obtener el certificado, sin embargo, afortunadamente hay compañías que se encargan de todo el trabajo pesado, lo que es un punto a favor para realmente cumplir con el control estricto. Incluso, en Internet es accesible encontrar cursos para saber un poco más sobre los sistemas de gestión de calidad.

Como podremos saber, ISO 9001 y 22000 puede convertirse en un procedimiento complejo, pero a largo plazo implica una serie de ventajas, por ejemplo, mejor productividad, aumento de la rentabilidad, mayor compromiso del personal por sus tareas, reducción de costes, entre otros. Realmente estas certificaciones equivalen a una grandiosa herramienta para posicionarse efectivamente en el mercado y ganar la confianza de los usuarios.

Be the first to comment

En la actualidad, Internet es quizás la más poderosa plataforma de comercio que existe. Y hay que prestarle atención, porque el hecho de poder anunciar productos o servicios, simultáneamente, en distintas partes del mundo no puede ser tomado a la ligera. Por tanto, conseguir un equipo de expertos en marketing online Bilbao para asegurar que su presentación tenga el máximo potencial de éxito, se vuelve esencial.

Pero ¿en qué consiste exactamente una imagen en línea? ¿No basta con tener una bonita página y una dirección de correo a donde lleguen los pedidos? De ninguna modo. Como se dice en términos matemáticos, esta es una condición necesaria pero no suficiente.

Poniendo un ejemplo, imagine una piscina olímpica llena de pelotas, cada una representa un sitio web, y usted sabe perfectamente cuál es la suya. Pero sin promoción ni conexiones, las probabilidades de que la gente sea capaz de encontrarle están muy cerca de cero.

¿Cómo destacamos la proverbial aguja en el pajar?

marketing online BilbaoSe podría decir que los usuarios se mueven de dos modos por la red. La primera es cuando usan los buscadores, como Google, para encontrar aquello que necesitan lo más rápidamente posible, haciendo uso de palabras clave.

La desventaja es que esto solo es útil a quienes saben lo que quieren, y aunque ese público es decidido, por lo regular también es pequeño. La meta es hallar la manera de alcanzar a todos los potenciales clientes posibles.

Esto nos conduce a la segunda forma. Los prospectos navegan por las redes sociales. Lugares donde personas con intereses comunes se reúnen para compartir información sobre cualquier tema. Aquí, la estrategia es ser activos, crear interacción, darse a conocer. Así, cuando requieran del producto, recordarán haberlo visto y acudirán a su tienda virtual.

Volviendo al ejemplo inicial, es como si hubiera varias piscinas más pequeñas, y se asegurara de incluir su pelota en todas ellas, constantemente. YouTube, Pinterest, Tumblr, Facebook e Instagram son algunos de estos elementos.

Pareciera algo intimidante sumar esto al reto de abrir un negocio propio, pero bien vale la pena el esfuerzo, especialmente si se contratan empresas profesionales que lo hagan por usted. Encontrarlas está, literalmente, a un clic de distancia.

 

Be the first to comment