El ‘boom’ de las pruebas de paternidad

En los últimos años, parece haberse despertado una gran fiebre por realizarse pruebas de paternidad. A pesar de que antiguamente eran especialmente las mujeres quienes solicitaban la prueba de paternidad para poder determinar de manera fiable y segura la paternidad del hombre y que se hiciera cargo de las responsabilidades, en la actualidad esta situación ha cambiado.

Prueba de paternidad

Hoy en día son muchos los hombres los que solicitan realizarse este tipo de pruebas para poder conocer de manera fiable y eficaz si verdaderamente son padres biológicos del bebé que esperan o bien del hijo que tanto tiempo llevan pensando que era suyo. Muchos varones, especialmente con el fin de no hacerse cargo de pagar una pensión que no les corresponde, acuden a los laboratorios de pruebas de paternidad para llevar a cabo una prueba de ADN que determine si realmente es el padre biológico del menor.

Como bien dice el refrán: “Los hijos de mi hija, nietos míos son; los hijos de mi hijo… sábelo Dios”. De ahí, la necesidad y la importancia de estas pruebas. Este análisis biológico se popularizó en la época de los años 80, una prueba realmente sencilla para la persona que va a realizársela. Con el paso del tiempo, esta prueba ha ido ganando mayor fama y se ha convertido en una prueba a la que recurren infinidad de hombres para poder salir de dudas de manera definitiva. Lamentablemente hay que decir que de 100 pruebas de paternidad, aproximadamente 25 suelen salir positivas.

Aunque hay que señalar que los resultados nunca alcanzan el 100% de fiabilidad, sí que es destacable mencionar que supera el 99’999%, de modo que el margen de error de este tipo de pruebas resulta realmente nimio. Un divorcio o una infidelidad son las causas más frecuentes que desencadenan que un hombre decida realizarse una prueba de paternidad, y es que de este modo, si se demuestra su no paternidad la pensión alimenticia no correrá de su cargo.

Deja un comentario