Espiar Whatsapp, las formas más avanzadas de acceder a otra cuenta

Espiar Whatsapp, las formas más avanzadas de acceder a otra cuenta

  17 Mar 2019

Hoy en día, ser capaz de espiar Whatsapp es una de las formas más prácticas de tener acceso a información confidencial que no sería compartida con nosotros de otro modo o saber dónde está alguien en un momento dado.

Pero el problema es queesta aplicación se encuentra siempre en búsqueda de los posibles fallos que pudieran aprovechar los hackers. Con la cantidad de opciones reduciéndose, los métodos eficaces disponibles se encuentran en disminución.

Clonación de la SIM Card

Para lograrlo, se requiere acceso a la tarjeta SIM del móvil, lo que significa que no requerimos de ninguna contraseña o que esté desbloqueado, sino que sencillamente debemos tenerlo a la mano por un breve rato.

Con esta información en mano, el resto de los procedimientos pueden ser realizados en nuestro propio teléfono. Un software especializado se encargará de clonar la SIM Card con el mismo número, por lo cual solo tendremos que registrar Whatsapp desde otro dispositivo.

Uso de Keylogger

Este programa se encarga de registrar toda la información introducida a través de la pantalla táctil, al igual que registrar de que aplicación se está utilizando en el momento. Incluso, algunos softwares más avanzados incluyen capturas de pantallas de lo que se está haciendo.

Sin embargo, se requiere acceso al teléfono para instalarlo, además de que su funcionamiento no está garantizado por los programas de seguridad existentes en el mismo, lo cual resulta preocupante al ser un programa pagado.

Dirección MAC del móvil

Este método es un poco más complicado, pero su efectividad es indudable. Al conocer el número telefónico y el identificador en las redes WiFi (o dirección MAC) podemos cambiar con un programa la dirección MAC de nuestro teléfono por el del usuario y proceder a abrir Whatsapp con la nueva información, tras lo cual solo queda ingresar el código de confirmación.

El problema es el acceso prolongado que se requiere al teléfono, confirmando una vez más que, aunque es una proeza posible, ser capaz de acceder a la información privada de alguien más sin su consentimiento es una tarea titánica.

Deja un comentario