La miel: elemento sagrado que debe estar en tu hogar

La miel es uno de esos elementos que la naturaleza nos ofrece como un manjar de los dioses y es que nadie puede negarse a su rico sabor, agradable aroma y a ese atrayente color que tantos tratan hoy en día de copiar de forma fallida, pues sin duda es un producto natural inimitable que ningún jarabe, sirope o melaza podrá jamás comparársele.

Pero aunque se pueda pensar que la  miel  es considerada en el arte culinario como uno de los ingredientes más preciados, no es de dudar que en otros ámbitos juega un papel importante, en la cosmetología por ejemplo, es también protagonista, ya que sus múltiples beneficios  le hacen merecedora de ser la preferida para el cuidado de la piel. Por tal razón, es unos de los componentes más usados en las mascarillas faciales.

Pero no solo llegamos hasta acá con los atributos que este producto natural otorga, ya que  es necesario tener presente que cuando de realizar brebajes, cataplasma, ungüentos, cremas y  jarabes medicinales se trata, la miel juega un papel vital, pues sus múltiples propiedades permiten tenerla como aliada en el cuidado de la salud y el tratamiento de algún mal que nos aqueje.

Ya nuestros antepasados conocían de sus cualidades y como al ser utilizada en sus alimentos endulzaban de una manera mágica. Su uso era tan especial que civilizaciones como el antiguo Egipto y Grecia la consideraban como algo sagrado. Su empleo es tan primitivo que en la “Cueva de la Araña”  en Valencia, se encontró una pintura rupestre que pertenece al periodo  mesolítica de la prehistoria y el cual representa un recolector de miel de un panal en plena faena.

La miel tiene un sinfín de clasificaciones que dependen de su origen,  la técnica de recolección y como ha sido manufactura para su consumo. En base a ello dicha clasificación permite saber cuál es el tipo que adquirirás según su uso.

Deja un comentario