Diferencias entre un teléfono reacondicionado y uno nuevo

Diferencias entre un teléfono reacondicionado y uno nuevo

  17 Mar 2022

Es muy probable que quieras cambiar de teléfono móvil. En tu búsqueda puede ser que hayas topado con los teléfonos reacondicionados. Es muy probable que al principio te hayas preguntado: «¿y en qué consiste?». Si aún no lo tienes claro, y, por tanto, no puedes comparar este tipo de teléfonos con los nuevos y hacer tu elección, este es tu artículo ideal. Te presentamos a continuación las diferencias más relevantes para que puedas hacer tu elección de forma objetiva y contemplando el abanico de opciones. Quédate leyendo y entérate de todo.

Primera diferencia: el precio

Cuando adquieres un producto nuevo de fábrica tienes que pagar esa exclusividad. Al comprar un iPhone completamente nuevo, tienes que afrontar necesariamente un pago mayor. Sin embargo, puedes optar por prácticamente lo mismo y pagando mucho menos si adquieres ese iPhone que tanto deseas de forma reacondicionada. Te ponemos un ejemplo: quieres hacerte con el nuevo iPhone 12 pro. Si lo compras en Apple o cualquier tienda que lo venda nuevo, el precio será alto. Sin embargo, te animamos a buscar el precio del iPhone 12 pro reacondicionado. ¡Sorpresa! Probablemente te quedes con la boca abierta y seguramente aún más cuando compruebes que las características son las mismas. Hoy en día pagamos en exceso por muchas cosas y tu móvil no debería ser una de ellas. ¡Cuida tu bolsillo con tu móvil reacondicionado!

Segunda diferencia: la contaminación emitida

Al adquirir un teléfono nuevo de fábrica estamos contribuyendo a la emisión de CO2 a la atmósfera. Los datos de contaminación que se produce en la fabricación de cada nuevo aparato electrónico podrían llegar a sorprenderte. Sin embargo, el hecho de reacondicionarlo es mucho mas favorable para el medioambiente. El índice de contaminación emitido es infinitamente menor, así que si compras un teléfono reacondicionado estás siendo más eco-friendly. Además, los deshechos electrónicos son complicados de destruir completamente, siendo estos perjudiciales para la naturaleza. Por esta razón, las diferencias entre un teléfono nuevo y uno reacondicionado son altamente importantes. Cada una cuenta, pero esta probablemente sea la más relevante.

Tercera diferencia: la posibilidad de elegir

Cuando compras un teléfono nuevo, debes pagar el precio fijo que marca. Sin embargo, al comprar un teléfono reacondicionado pagas en función del nivel de prestaciones del teléfono. Aunque es cierto que todos los teléfonos han sido revisados por profesionales para asegurar su óptima eficacia, muchas veces estos presentan pequeñas irregularidades estéticas que disminuyen su precio. Así, es muy probable que encuentres el mismo modelo de teléfono a diferente precio dependiendo de ese pequeño imperfecto sin importancia. Cuando esto sucede, puedes elegir entre las diferentes opciones y al fin y al cabo pagas en función de lo que eliges. Podrás hacerte con el iPhone 12 pro reacondicionado pagando mucho menos porque quizá tenga un pequeño rasguño en la carcasa. Es una solución justa, cómoda y lógica para todo aquel que quiere acceder a la misma calidad de forma inteligente. ¡Que no te tomen el pelo!

Deja una respuesta